Un hombre da de comer a las pirañas con sus manos

Este hombre debe de tener nervios de acero para dar de comer a las pirañas sosteniendo con sus manos una cabeza de vaca sobre el agua. Los peces mordientes incluso saltan sobre la superficie del agua para arrancar un trocito de la carne que le ofrece este valiente joven.